Información General
Sin asistencia

Luego de casi un mes de cuarentena en un hotel, y sin síntomas, una mujer inició una huelga de hambre

“La atención es muy mala, el desayuno me lo dejan en el piso y la comida no se la come ni el perro”, se ofuscó la mujer.

Natalia estuvo un tiempo en la provincia del Chubut y decidió volver a su hogar en la capital provincial para continuar su vida. Luego de hacer todos los permisos nacionales y provinciales habidos y por haber para circular, el 4 de julio volvió a sus pagos y aceptó cumplir con la cuarentena obligatoria, tal como indica el protocolo sanitario, y quedó aislada en un hotel que ofrece el Estado provincial.

Concretamente, ella, su esposo y sus dos hijos de 5 y 6 años viajaron en el auto particular de la familia y entraron a Salta el 4 de julio. Así las cosas “mi situación es que hace un mes que estoy encerrada en un hotel y no me realizan el hisopado. Por eso estoy en huelga de hambre para que me resuelvan la situación”, se quebró la señora en declaraciones a NOVA.

De acuerdo con Natalia, cuando llegaron, las autoridades le hicieron el hisopado y “mi marido dio positivo y yo y mis 3 hijos dimos negativo”. Entonces a su pareja le dijeron que lo iban a aislar en un hospital, pero finalmente se lo llevaron a una escuela cerca del Hospital Papa Francisco que el Gobierno de Gustavo Sáenz destinó para los ciudadanos que vuelven de otra ciudad. 

“Todo el tiempo estamos hablando, mi marido me dice que no está solo, que hay mucha gente”, señaló la desesperada mujer a quien hace cuatro días le hicieron un nuevo testeo, pero no le dan los resultados. Sin embargo, le aseguraron que el jueves 30 le darían el alta.

Más adelante, la mujer denunció que hubo un problema en los laboratorios del Hospital Señor del Milagro y que las pruebas se contagiaron, por eso no pueden darle los resultados. “Me tienen con que tengo que esperar hasta el fin de semana para salir, me tienen encerrada en el hotel ‘Ke Kuul’, ubicado en el pasaje Gauna y Pellegrini”.

De acuerdo con la paciente, los médicos no le dan respuestas del hisopado. Mientras tanto, “estoy hace un mes, cuando la cuarentena dura solo 14 días y todo esto nos está haciendo muy mal, no nos podemos ir porque nos van a hacer un acta, nos amenazan con que nos van a abrir una causa”, evidenció. 

Cansada de esta situación y llena de angustia, la noche del domingo 26 de julio, Natalia inició una huelga de hambre para denunciar la falta de seguimiento médico, porque “todo es por teléfono” y en el hotel “la atención es muy mala, el desayuno me lo dejan en el piso y la comida no se la come ni el perro”, se ofuscó.

Y recuerda que cuando le informaron que su pareja dio positivo, “jamás vinieron a desinfectar las habitaciones ni nos dieron lavandina. No nos negamos hacernos el hisopado y respetamos la cuarentena, pero tampoco es para que jueguen conmigo”, espetó.

Además, manifestó haber escuchado gritos de discusiones y quejas de otras personas, que los doctores tratan mal a quienes reclaman algo y no les quieren dar mucha información. Asimismo, fustigó la falta de higiene y desinfección, porque no es buena, cuando ello es esencial para erradicar el virus.

Natalia aseguró que en la noche del domingo los tuvieron de una habitación a otra sin entender el motivo. Por eso pide que su caso sea seguido responsablemente por los médicos, “porque si no tengo que seguir acá hasta que a ellos se les dé la gana”, protestó. 

Finalmente, la madre de familia contó que “mis hijos todo el tiempo me preguntan si ya nos vamos a ir porque están desesperados”. Por eso, es que “pido que me den solucionen y tengo miedo de terminar contagiándome acá”, exclamó.

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: