Panorama Político Salteño
Perspectivas

La semana fue un carnaval y Sabrina Sansone la reina

Las indecisiones en el Gobierno y las resoluciones de una secretaria de Cultura que le gusta el cholulaje. (Dibujo: NOVA)

Semana relativamente tranquila en todo el país por el feriado nacional, sin embargo, algunas perlitas siempre quedan. En nuestro resumen, analizaremos las más sobresalientes.

La chica Sabrina

El carnaval se vivió a pura furia, solo que en Jujuy. El Gobierno de Salta optó por la responsabilidad y no autorizó los festejos, como resultado de esto, las caravanas a la vecina provincia eran largas.

Con el correr de las horas, Tilcara y Maimará fueron una fiesta, y los salteños estábamos ahí, carnavaleando. Nuestra representante en el lugar fue la indómita secretaria de Cultura, Sabrina Sansone, a quien le ganó su tendencia a ser débil ante las redes y el cholulaje y no pudo con su genio, todo quedó registrado, tanto en sus redes como en la de sus amigos y compadres.

Sin embargo, el amontonamiento fue tanto que tanto las autoridades jujeñas, como las salteñas pusieron el grito en el cielo. Como resultado se espera un subidón de casos de Covid-19 y lo que es peor, será difícil remontar el papelón en el que esta vez, la famosa a cargo de la cultura de Salta quedó inmersa. Siguen los dolores de cabeza para Gustavo Sáenz, quien ya le mandó varias indirectas a papá Sansone pero parece que sigue sin entender.

Subidón de casos positivos de coronavirus

Lo decíamos más arriba, tanto los locales que se las tomaron a Jujuy atraídos por el Diablo Carnavalero, y su afición a la jarana, como también por los locales, que sin un peso tuvieron que sacrificar un par de kilos de harina y agua. Todo vale, incluso varios niños lloraron al ver sus témperas diezmadas por sus inconscientes progenitores. Las calles de los barrios se llenaron de gente, tratando de disimular los baldazos de agua.

En el COE Salta ya se agarran la cabeza, y es que solo en el viernes, 19 de febrero, el Gobierno de Salta informó 164 nuevos casos positivos. Esta vez la culpa la tienen vos, vos y vos, que tanto, si les gusta la joda, a bancársela.

Vacunación y el riesgo docente

Los dirigentes sindicales no tienen demasiada ayuda por parte de nación. Y es que las cuotas de vacunas llegadas a la provincia (y que dependen de Nación) han sido realmente bajas, cuando no casi inexistentes. Aún no se terminó de vacunar al personal de salud, y desde la provincia se decidió privilegiar a los mayores de 70 años.

Y es que la cosa se viene fea, la segunda ola está a la vuelta de la esquina y los recursos son los mismos, los pacientes de riesgo serán los privilegiados en la nueva etapa de vacunación, está decidido.

El problema son las clases. La orden es que inicien, y si bien desde el sector público lo ven difícil, el privado ya encendió motores. El único detalle a pulir, no hay ningún docente vacunado, y eso podría ser un pequeño gran impedimento para realizar un inicio de clases presenciales el primero de marzo. Por lo pronto, los secretarios generales de los gremios ligados a la educación continúan sin atender los teléfonos.

Tartagal en llamas

No es para menos, en el municipio del intendente Mimessi pasa de todo. Desde una concejal que se afanaba los bolsones junto a su hermana trabajadora del poder judicial, y que, a la vez, ambas fueron denunciadas por una tercera hermana, hasta vacunados VIP, pero sin el VIP. Vacunados truchos, digamos. Periodistas con ciertos privilegios, y algún que otro piquetero que ni es trabajador, ni es esencial, fueron parte de la campaña de vacunación en el municipio del dirigente radical más saencista de Salta.

Una oda a la bajeza humana fue el resultado de la entrega completamente desorganizada y sin criterio que se hizo de la mercadería incautada a las hermanas Díaz. Madres con niños en brazos, hambreados, llorando porque los más fuertes ya habían manoteado todo y se habían quedado sin nada. Una verdadera guerra campal. Mimessi, absolutamente desaprobado, en todo.

Embarcación y el influencer

El pibe de Maratea, Santi, se mandó una fiera. Desde sus redes, el poderoso influencer juntó en apenas un par de horas una fortuna, y lo hizo a nombre de los wichis de la Misión Chaqueña. Dos camionetas, un par de millones de pesos en efectivo y un camión de mercadería y donaciones llegaron al lugar producto de la empresa del joven.

Pero pasó lo peor, no había plan. Todo se armó sobre la marcha y en tiempo récord y lo que era en nombre de la comunidad wichi pasó a estar en nombre de su amigo originario, Omar Gutiérrez. Una fundación que se las tomó volando para el impenetrable cuando vio cómo todo se hacía peor de lo que se podía y Maratea huyendo del lugar en un patrullero porque los caciques reclamaban su corazón. Concejo, la próxima vez, asesorarse, que no cuesta nada.

Los planes de la Betti

El llamado a una auditoría externa para revisar las cuentas de la Agencia de Recaudación de la Municipalidad de Salta (ARMSa), motivó que la mano derecha de Rodolfo Paz Moya, Ariel Zelaya, huya desesperado a refugiarse en su antiguo trabajo en Rentas de la Provincia de Salta.

Se habla de números que no cierran y compromisos que pueden llegar a decantar en causas judiciales de las que nadie quiere ser parte, menos en un año electoral.

Lo cierto es que la jugada de la “Titi” fue osada, marcando la cancha y avisando: “si me buscan me van a encontrar”.

El primer resultado, Paz Moya quedó solo y tendrá que revisar su concepto de fidelidad. El segundo, ojo que hay data, mejor seamos amigos... La Muñe es fina y tiene estilo.

Lectores: 164

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: