Panorama Político Salteño
Panorama Político Salteño

La política de los bolsones: ¿Se puede ganar una elección desde el asistencialismo?

El intendente Gustavo Sáenz estuvo en el ojo de la tormenta tras viralizarse fotos de entrega de bolsones, como así también del Plan Alimentario Salteño, a cambio de un voto. (Dibujo: NOVA)

Mucho se habla en estos tiempos de la “vieja política” y cómo la gente recibe bolsones, plata o inclusive va a los actos por los sorteos que realizan los precandidatos “sólo a cambio de un voto”. Pero el dilema es cuando estas cosas salen del propio bolsillo del funcionario o de la plata y de los recursos del Estado.

A quien se lo ha puesto en el ojo de la tormenta por este tipo de “estrategias” ha sido el propio Gustavo Sáenz, quien fue acusado, de forma informal y a modo de escrache, de utilizar recursos, por ejemplo, de la Cooperadora Asistencial o el Plan Alimentario Salteño del gobierno de la provincia a cambio de un voto.

Asimismo, también a través de redes sociales y con la viralización de una foto se acusó a funcionarios de Control Comercial de utilizar la camioneta del organismo para hacer el recorrido por los barrios y entregar folletos del intendente capitalino con su imagen de precandidato a gobernador.

Ahora la pregunta es, en caso de que todo esto haya sido así, ¿La gente se deja comprar con un bolsón, 500 pesos o sorteos de electrodomésticos?

Se sabe dentro de las entrañas del Partido de la Victoria que apoya a Sergio Leavy que uno de los principales reproches que le hicieron al “Oso” fue que perdió las elecciones, es decir, que salió segundo luego de Sáenz, ya que no habría invertido en darles, por ejemplo, bolsones a la gente o plata, y que tampoco fue mucha la cartelería que se vio de él en algunos sectores, tanto de la capital como del interior.

Alfredo Olmedo fue uno de los candidatos que denunció precisamente que tanto desde el gobierno de la provincia como la Municipalidad de Salta se estaba utilizando el dinero del Estado, que serían millones de pesos, para hacer campaña y aseguró que “eso es un delito”.

Asimismo, agregó que toda su estrategia electoral se financió con recursos propios, tantos las motos que sortea en cada acto que realiza como las tan cuestionadas avionetas que volaron por los aires salteños y que marcaron un antes y un después en la forma de hacer campaña política en la provincia.

Hasta los mismos Juan Manuel Urtubey y Mauricio Macri fueron escrachados por utilizar el avión oficial para hacer sus viajes de campaña. De modo, que la sociedad estaría pidiendo a gritos mayor control con este tipo de artimañas que, al parecer, es moneda corriente en los gobiernos de turno.

Dicho sea de paso, y recordando, esta semana llegó a NOVA el famoso y popular video de Gustavo Sáenz cuando allá por el 2017 mantuvo una acalorada discusión con vecinos del barrio Autódromo que le reclamaban que ellos le habían trabajado en la campaña a cambio de los bolsones y que cuando asumió, se los quitaron.

Allí el jefe capitalino les preguntó para quiénes estaban trabajando, si para él o para el Partido de la Victoria: “Yo no tengo problema en darles, siempre y cuando trabajen para mí”, fueron las palabras de Sáenz.

Es decir, que haciendo esta deducción, muchos funcionarios llegan a ocupar cargos en el Estado precisamente con el asistencialismo a la gente. Ahora, y volviendo a la misma pregunta, ¿Lo hacen con dinero propio o recursos del Estado? Ahí está el quid de la cuestión.

Lectores: 1143

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: