Información General
Día de reflexión

Jorge Skaf: "Belgrano nos enseñó que no sirven las grietas"

El presidente del Instituto Belgraniano, Jorge Amado Skaf destacó el lado humano de Manuel Belgrano

Este miércoles 20 de febrero se conmemora el 206 aniversario de la Batalla de Salta y como todos los años, se realizaron actos alusivos en la plaza Belgrano y en el Monumento 20 de febrero. En la primera parte de los actos, tomó la palabra el presidente del Instituto Belgraniano Jorge Amado Skaf, el cual rememoró lo acontecido en la fecha, pero por sobre todo, destacó el lado humano del héroe patrio Manuel Belgrano y la enseñanza que nos dejó.

Al respecto, manifestó que en esta fecha es necesario “reflexionar sobre el Belgrano que nos enseñó que no sirven para nada las grietas. El Belgrano que nos dijo ‘malditas las guerras, malditos los odios y los rencores que desunen, que dividen a nuestros hermanos, que destruyen la moral, que nos desgastan, que nos tiran para atrás’. Ese Belgrano, nos dijo que hay que luchar juntos. No con amontonamientos amorfos, descuidando y dejando de lado cada uno sus ideas, sus convicciones profundas, su esencia, porque si no, tendría razón de ser”.

Continuó diciendo que, para el prócer, era bienvenido el debate y el discenso, “pero jamás la grieta”. Asimismo, en relación con esto, contó una anécdota en el que Belgrano, unas horas antes estuvo en combate, pero luego se sentó a cenar con su oponente. “Este Belgrano que no fusiló, este Belgrano que nos dejó el legado de amor a la patria, de fraternidad, el profundo convencimiento humanista que se puede ir adelante con lo nuevo”, dijo Skaf.

En relación con este hecho, detalló que “una vez terminado el combate y que se hace la acción de gracias, agradeciendo a Dios por el triunfo de las armas de la patria, muy cansado, él ya había llegado al 18 con vómitos, con su hidropesía, sus cefaleas, con todos sus problemas de salud, muy cansado, casi no podía montar. Terminado el combate, a la tarde se acerca hacia la casa de la familia Costas, donde se encontraba alojado el general Pio Tristán, toca las manos y dice, acaso no hay un plato de sopa para este pobre hombre cansado y enfermo. La dueña de casa sale a recibirlo, dejando de lado los rencores”.

Es allí, donde el presidente del Instituto Belgraniano propone reflexionar sobre los actos de grandeza humana que tenía Belgrano. “El primero de ellos, el perdón, es decir no fusilar, no pasar por las armas al enemigo vencido a pesar de que muchos lo pedían, no hacer que el general realista Pio Tristán entregue su sable humillándolo ya que eran amigos”.  

Skaf explicó que el 20 de febrero se combate por primera y se triunfa con la figura nacional, “la bandera de patria, de guerra, ese paño sagrado y bendito, que envuelto en gloria, nos llevó a esta recordación del 20 de Febrero”.

Por último, manifestó en relación con los actos del 20 de febrero que “a veces parecen repetitivos, que parecen rutinarios, pero absolutamente no lo son. Nos llena el corazón, el alma de orgullo y alegría renovar la recordación de la gloriosa Batalla de Salta, de la gesta Belgraniana, de nuestro pueblo que tan gallardamente triunfó con las armas de la patria. Esta batalla de salta no fue casualidad, no fue un hito aislado, es un eslabón importantísimo de una cadena que jalona la acción patriótica de nuestros hombres”.

Lectores: 610

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: