Interior
Persecución

"Escuchame una cosita" y "Esto no es así": el intendente de Metán es otro machirulo

Fueron muchas las denuncias que a lo largo del 2020 cayeron sobre la figura del intendente de Metán, José María Issa.

Temas que se silencian y quedan en la nada, el poder a veces exhibe su lado más oscuro y San José de Metán no es la excepción. Fueron muchas las denuncias que a lo largo del 2020 cayeron sobre la figura del ex concejal y ahora intendente José María Issa, pero hay una que llama la atención: violencia de género.

Todo quedó en la nada, como suele ocurrir en estos casos, pero lo cierto es que no hay nadie que resista un archivo. Issa llegó a la Intendencia por una abrumadora cantidad de votos y es que, el antes concejal, jugaba con el caballo del comisario de la mano del Frente de Todos.

Entre los hechos más deplorables cometidos por el “Turco”, como se lo conoce en Metán, se encuentran los actos de amenazas y las denuncias de violencia recibidos por parte de una trabajadora de prensa.

Quien puede hablar en carne propia sobre la verdadera cara del intendente sureño es la periodista Teresita Frías, quien publicó una nota denunciando la violación de la cuarentena por parte de un senador (Héctor Daniel Dˈauria). En la misma se describía la violación del Decreto Presidencial por el que se establecía el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio y la Resolución 001 de la Municipalidad de San José de Metán, prohibiendo el expendio de bebidas alcohólicas en el municipio.

También se explayó describiendo el desinterés de la policía metanense, quien en todo momento hizo caso omiso a los múltiples llamados de vecinos e incluso mintió cuando la periodista se hizo presente en el local del senador.

Finalmente, D’auría reconoció que había participado en una reunión social llevada a cabo en su local partidario y se comunicó con un colega de Frías para que le advirtiera “no hacer pública esa situación”, en un expreso ataque a la libertad de expresión.

La violencia contra la periodista recrudeció ya de manera personal a partir de la publicación de notas sobre individuos ligados al senador y al intendente Issa: ‘’María José Bernis: la militancia de una ñoqui V.I.P.’’ y ‘’Acusan a una puntera política de mandar a romper un horno solidario, porque la gente le pidió que no se saque fotos y las suba a las redes’’, entre otras.

Capítulo aparte se merecen los aprietes directos de parte del jefe comunal. Frías denunció en su momento la persecución que sufrió en Metán a partir de mayo del 2020, cuando una joven la buscó para denunciar la violencia de la que era víctima por parte de su novio, el hijo del asesor letrado de la Municipalidad Nicolás Ruiz, que la golpeó y casi la mata cuando quiso arrojarla por un balcón.

Días más tarde, la comunicadora recibió una llamada de la secretaria de Prensa del intendente que le informaba que ya no tenía la pauta de la comuna. Habló con el intendente, quien se manifestó sorprendido y le dijo que debió haber sido un error. Volvió a dialogar con la secretaria de Prensa, quien le pidió que haga de cuenta que fue “un error de ella”, pero a partir de ese momento comenzaron las persecuciones con llamadas del propio Issa donde con tono prepotente le decía: “Escuchame una cosita…” o “Esto no es así…”.

Frías relató que día a día fueron aumentando los aprietes, las molestias y las bajadas de líneas por cualquier tema que ella abordaba desde su lugar de periodista.

Finalmente, como método de “disciplinamiento” y por orden del intendente, los funcionarios municipales de Metán no le dan notas. “Evidentemente les cabe demasiado la obsecuencia, este es un Gobierno antiderechos, disfrazado de progre en las redes. Ahora no solo bloquean, sino que no dan entrevistas”.

Lectores: 261

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: