La Provincia
Una burla de Luis María García Salado

El presidente de Aguas del Norte afirma que es seguro tomar agua turbia y con olor

Luis María García Salado, el presidente de Aguas del Norte.

Luis María García Salado es el presidente de Aguas del Norte, la empresa estatal que presta el servicio de agua potable a toda la provincia. En los últimos días, y a raíz de los numerosos reclamos de vecinos de distintas localidades, el funcionario designado por el gobernador Gustavo Sáenz, tuvo declaraciones que, lejos de llevar tranquilidad a los usuarios damnificados, terminó por caldear más los ánimos.

Entrevistado por un medio radial, Salado fue consultado sobre las quejas por el agua que sale en viviendas con color marrón y con olor repugnante. Si bien desde la primaria te enseñan que el agua potable es incolora, inodora e insípida, es decir que no tiene color, olor ni sabor; para el presidente de la empresa prestataria del servicio el agua turbia que sale de las canillas es totalmente apta para el consumo humano.

“Sí. El agua tiene una serie de componentes que hace que por ahí tiene olor, como sucede en Embarcación. Ese olor no significa que no sea potable”, aseguró el funcionario a la vez que culpó a los usuarios: “Abrimos la canilla, la vemos un poco turbia y pensamos que no es potable. Puedo asegurar que la gente no limpia el tanque, hay que limpiarlo. No estoy liberando responsabilidades, pero muchas veces es eso. Hay que limpiarlo una vez al año”.

La preocupación de los usuarios incrementa con la difusión de más casos de salmonella detectados en la provincia y que, aunque desde Aguas del Norte lo descartan, muchos afectados aseguraron que podrían haber estado relacionados al consumo de agua en mal estado.

Ante los reclamos, surgió una nueva preocupación con un posible aumento del servicio. Salado fue claro al explicar que se está preparando un proyecto para presentar al Gobierno, pero es Gustavo Sáenz quien tiene la última decisión. “Estamos preparando los elementos para presentar. El gobernador ya sabe, y sabe que el agua es un tema transversal, de desinversión de muchos años en la provincia, y nadie nos subvenciona nada. Hay una situación económica complicada y esto va a estar a criterio del gobernador, aumenten un 10 por ciento, un 15 por ciento o no aumenten nada, pero les subsidio como hacen con Saeta”, dijo.

Respecto al deficiente servicio que se presta sobre todo en el norte salteño, y las promesas incumplidas sobre la realización de pozos de agua, el funcionario defendió a la gestión al admitir que Sáenz “no hizo anuncios con respecto a la cantidad” de pozos que iban a realizar y que las organizaciones y fundaciones que se habían comprometido a realizar las obras cumplieron muy poco.

 

Lectores: 205

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: