Política
Pesadilla viviente

El ñoqui de Sáenz en la playa y cobrando del Estado sin trabajar

Gustavo Carrizo, apodado como el “Negro”, es un bailarín y coach reconocido por su participación en el certamen de Marcelo Tinelli, “Bailando por un Sueño”.
Carrizo tiene un cargo en el Gobierno de Salta por su amiga, la subsecretaria de Cultura, Sabrina Sansone.

Gustavo Carrizo, apodado como el “Negro”, es un bailarín y coach reconocido por su participación en el certamen de Marcelo Tinelli, “Bailando por un Sueño”, en donde fue preparador de Lourdes Sánchez, pareja del “Chato” Prada. Carrizo tiene un cargo en el Gobierno de Salta por su amiga, la subsecretaria de Cultura, Sabrina Sansone.

Mientras miles de familias originarias padecen el hambre y la falta de inversiones de un Gobierno que los “peloteó” durante semanas, mientras decenas de localidades están sin agua potable, mientras innumerables docentes, estatales y policías ven recortes o peligrar su fuente de trabajo; hay un funcionario que sigue cobrando una exorbitante suma de dinero, aunque no trabaje desde el inicio de la pandemia.

Cabe aclarar que no hablamos de una persona que podría estar amparada por las disposiciones nacionales o provinciales respecto a aquellos que estén comprendidos en el grupo de riesgo; sino que hacemos mención a alguien que se sigue dedicando a la actividad privada mientras percibe el salario del Estado.

Como dato no menor, Gustavo “Negro” Carrizo es un reconocido artista argentino que tomó notoriedad tras su participación en los certámenes del “Bailando por un Sueño”, en donde fue maestro de estrellas como Moria Casán, Paula Robles, Laura Fidalgo, Jesica Cirio y, tal vez la más recordada por su proximidad a la fecha, Lourdes Sánchez, pareja del productor “Chato” Prada.

En febrero de este año, antes del caos causado por el brote de coronavirus a nivel mundial, el coach fue designado en el Gobierno de Salta para ocupar un cargo como director miembro del Consejo de Dirección del Instituto de Música y Danza en jurisdicción de la secretaría de Cultura, a cargo de Sabrina Sansone; ésta última amiga personal de Carrizo y quien defiende, oculta y desestima cualquier tipo de información negativa.

Con el inicio de la pandemia, Carrizo volvió a Buenos Aires y, estando allí sin ejercer funciones más que subir una que otra foto a sus redes sociales mencionando a Cultura Salta; siguió percibiendo su sueldo que, a fines del año pasado, y según lo establecido en el Boletín Oficial de la Provincia de Salta, es de 81.409 pesos más un monto no remunerativo de 34.791 pesos; logrando un total de 116 mil pesos.

Por el mes de octubre, un medio salteño remarcó que Carrizo se encontraba en Capital produciendo los ensayos de la obra “Mi Amigo Hormiga”. Incluso él mismo subió imágenes a su cuenta de Instagram en las prácticas realizadas en el predio de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE) en Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En las últimas horas, el “Negro” volvió a encender los ánimos de artistas salteños y empleados públicos tras postear in Instagram fotos desde una playa. En Salta no hay playas porque no tiene salida al mar y esto demostró, obviamente, que no se encuentra en la provincia norteña.

Vale aclarar que, tal vez rápido de reflejos, en un comentario aclaró que fue y volvió en el día y ya se encontraría en su casa. Restará ver si su domicilio está en algún lugar de Salta o en Buenos Aires, y si sus gastos salen o no de bolsillo de los salteños. Aunque, a decir verdad, el sueldo que continúa percibiendo es pagado por miles de salteños que no saben en que se despilfarran los impuestos.

Lectores: 537

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: