Información General
Una mala decisión

El campeón Benavídes la sacó barata y solo pagó 200 mil pesos por su fiesta clandestina

El campeón salteño y argentino del Dakar edición 2021, Kevin Benavídes, tendrá que abonar la friolera de 200 mil pesos en concepto de multa.
Mantuvo el control durante casi toda la carrera, pero lo perdió aquí, en Salta, su tierra.
Organizó un festejo en el que se violaron todos y cada uno de los recaudos de cara a la situación de pandemia por la que atraviesa la Provincia.
El fiscal contravencional Gustavo Vilar Rey, anticipó que, tras el pago voluntario de Benavídes, será solicitado el sobreseimiento de los acusados.

Mantuvo el control durante casi toda la carrera, pero lo perdió aquí, en Salta, su tierra.

Muchos dirán que el Dakar no es algo que se gane todos los días, sin embargo, ante la ley somos todos iguales, o al menos es lo que debería ser.

El campeón salteño y argentino del Dakar edición 2021, Kevin Benavídes, tendrá que abonar la friolera de 200 mil pesos en concepto de multa por la organización de un festejo en el que se violaron todos y cada uno de los recaudos de cara a la situación de pandemia por la que atraviesa la Provincia.

Además, y como no podía ser de otra manera, fueron varios más los sancionados. El organizador del evento, el sonidista, un cantante y político local de renombre.

Siendo parejos y honestos, faltó la multa al “Polaco”. El cumbiero porteño no fue citado, ni sancionado habida cuenta de que brindó un espectáculo, y hasta circularon videos al respecto.

Ayer, 5 de abril, durante la audiencia de imputación, el fiscal contravencional Gustavo Vilar Rey, imputó a Ernesto Javier Miraglio, Jesús David Battaglia Leiva y Ricardo Valentín Sanz, por las infracciones previstas en el artículo 10 de la Ley 8206/20 Covid-19 – Fiesta Clandestina, en calidad de coautores. Sanz fue el encargado del sonido, es un conocido DJ y sonidista, en tanto, la cereza del postre es la imputación como coautor de Jesús David Battaglia Leiva, o sea, el viejo y querido David Leiva, ex cantante de “Los Juveniles Panda” y que desarrollara una impecable carrera solista luego, para finalizar como político, llegando incluso al Concejo Deliberante y hasta a disputarle la intendencia a la actual intendenta Bettina Romero, durante las elecciones 2019.

En tanto que Kevin Maximiliano Benavídes, el campeón homenajeado y organizador de los festejos para él mismo, se encuentra en estos momentos en el exterior.

Aun así, el joven fue notificado sobre la imputación que cayó sobre su figura, y se les informó a sus abogados que tiene que presentarse a una audiencia cuya fecha de concreción sería el lunes 19 de abril, en Ciudad Judicial. Kevin tuvo un gesto hacia con sus amigos y realizó el pago voluntario de 200 mil pesos. A través de dicho pago, asumió la responsabilidad del resto de los acusados ya que el monto máximo contemplado por persona, es de 43 mil pesos.

La fiesta del escándalo se llevó a cabo en enero de este año, en inmediaciones de la ruta nacional 9, y fue organizada por el propio Benavídes, según se conoció a través de publicaciones periodísticas.

Las investigaciones arrojaron que el evento fue realizado en la tarde/noche del 23 de enero, en una propiedad de la familia Benavídes ubicada en ruta nacional 9, área cercana al barrio “La Lucinda” en el acceso a la ciudad de Salta.

La fiesta contó con personal de seguridad que, entre otras medidas, tapaba con cinta las cámaras de los celulares de los invitados para evitar filmaciones y fotografías, medida que fracasó rotundamente, ya que fue por filtraciones de videos, que se conoció el desarrollo de la misma.

Como es lógico, el festejo contó con buffet, barra, luces, sonido y las actuaciones de David Leiva -quien no podía desconocer las prohibiciones establecidas por Ley- y del Polaco, quien no fue citado por la Justicia salteña a pesar de los videos en los que se lo ve cantando abrazado al campeón Benavídes. Cabe recordar que fue escandalosa la gran cantidad de invitados por tratarse además de un lugar cerrado, y sin que se respetara el distanciamiento social establecido.

Sin embargo, según trascendió hace instantes, en el decreto de imputación “se dejó constancia del pedido a la Jefatura de Policía para identificar en forma simple a otro cantante contratado para el evento, pero que no reside en Salta”, el mismo es el anteriormente citado Polaco.

Según la Policía de la Provincia de Salta, el evento no contaba con autorización alguna para su realización, ni con las habilitaciones de Bomberos ni servicio adicional de policía para la seguridad de los invitados, lo que evidenció que la conducta desplegada por los imputados demostró una falta total de prudencia, interés y desaprensión ante la pandemia.

El fiscal contravencional Gustavo Vilar Rey, anticipó que, tras el pago voluntario de Benavídes, será solicitado el sobreseimiento de los acusados, ya que las y los contraventores, tienen la opción de hacer el descargo y pagar una multa en forma voluntaria.

Si optan por la última, deben dirigirse con el recibo emitido por la Fiscalía Contravencional a la sede bancaria y contra presentación del ticket de pago de la infracción, se cierra la actuación. Tal como lo establece la normativa vigente, los pagos se realizan directamente en la cuenta dispuesta para tal fin por la Policía de la Provincia. Es decir que la recaudación en concepto de multas, va directamente a la fuerza de seguridad provincial.

Lectores: 72

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: