Gremiales
Educación en crisis

Docentes amenazan con un acampe en Casa de Gobierno

Sigue el conflicto con los docentes de la provincia.

Al gobernador salteño lo salvó la pandemia allá por el mes de marzo de este año para el olvido. En su primer año de gestión, y tras incumplir promesas de campaña, el Gobierno acordó con los gremios docentes que, como no es nuevo, no tuvieron en cuenta a sus bases y los autoconvocados paralizaron la provincia.

Con su ministro de Educación a la cabeza, Matías Cánepa; y la secretaria de Gestión Educativa Celeste Dib; desde Grand Bourg firmaron las paritarias con los gremios con mayor representatividad de docentes salteños. Y, lamentablemente, era de esperarse esa devolución de favores tras el apoyo que brindó la Asociación Docente Provincial en la campaña, sobre todo en el norte salteño, posicionando intendentes y concejales afines al frente de Gustavo Sáenz.

Llegó el día del inicio de clases y todo fue una puesta en escena. Desde Campo Santo, en la escuela 4473 “Hilario Ascasubi”, Sáenz anunciaba que 340 mil niños y jóvenes habían iniciado las clases con normalidad; sin embargo, la situación en Capital y el interior provincial era totalmente distinta. Marchas, acampes y cortes de ruta tuvieron lugar durante la primera quincena del mes de marzo. Incluso algunos gremialistas tuvieron que ceder en las negociaciones ante la presión de sus afiliados. El mismo gobernador se hizo presente en el acampe realizado en plena Plaza 9 de Julio para intentar mediar en el conflicto, pero sin éxito alguno.

Tras el anuncio de Alberto Fernández en el que dispuso el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO), medida a la que adhirió el mandatario salteño, los docentes “levantaron” la protesta para pasar a trabajar de forma remota, sin tener mayores conocimientos ante la inmediatez de la pandemia y la falta de capacitación por parte del gobierno.

Durante todo el año se habló del conflicto docente y desde el Grand Bourg siguieron respetando el lineamiento de los funcionarios de alto rango: no dar explicaciones y continuar con las medidas que ellos creen correctas. Días atrás, autoconvocados anunciaron nuevamente que, de no darse las condiciones necesarias, no iniciarían el ciclo lectivo 2021 que, según Sáenz, tendrá lugar el 1 de marzo.

“El 1 de marzo (de este año), los que más sufrieron fueron los más chiquitos o los que tenían que ir al colegio”, esbozó Sáenz durante su balance de gestión el pasado 10 de diciembre. Tal vez olvidó que meses atrás él mismo dijo que el inicio fue mayoritario y que la pandemia recién encerró a todos después del 20 de marzo.

A los autoconvocados y algún que otro gremio que ya anunció medidas de fuerza en Salta, sin contar con la rama del Partido Obrero, ahora se suman al reclamo los docentes de nivel superior quienes advirtieron que, de no ser escuchados, realizarían un acampe en pleno Centro Cívico Grand Bourg.

Estos docentes denunciaron que una resolución del Ministerio de Educación los dejó fuera de las designaciones, lo cual reconocen como un acto de discriminación hacia el sector. Miguel Ángel Giménez, profesor de la Escuela Superior de Música, afirmó en un medio radial que a medida que avanzaban las resoluciones para la continuidad educativa, se estableció que los docentes asignados para el periodo 2020 pasarían a ser asignados automáticamente para el 2021.

Hasta ahí todo bien. Sin embargo, una resolución de la Secretaría de Educación dejó de lado a los docentes de educación superior. Giménez denunció que la medida se basa en que el sector no sufrió los embates de la pandemia al igual que todo el resto de docentes, situación enfáticamente desmentida.

“Nosotros la vivimos igual que todo el resto”, aseguró el profesor al tiempo que advirtió que “si el gobierno no da marcha atrás con la medida, los docentes de nivel superior - a modo de protesta – acamparán  en la plaza frente al Grand Bourg hasta obtener respuesta”.

Lectores: 255

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: