Entre periodistas
¿Y los derechos de las mujeres?

Despidieron a una periodista con ocho meses de embarazo porque pidió "dos días para dar a luz"

Gisela Paola Mesa de 32 años fue despedida sin previo aviso, sólo por su condición de mujer embarazada

Lectores de NOVA hicieron llegar a nuestra redacción el caso de Gisela Paola Mesa de 32 años, oriunda de la provincia Rosario de Santa Fe, que dialogó en exclusiva con este medio sobre su caso de despido a los ocho meses de embarazo, sólo por contar de su situación al diario en el que trabajaba de manera on line.

Cabe recordar que actualmente se habla mucho de los derechos de las mujeres y de la igualdad de oportunidades. Pero es necesario decir que la mujer es diferente al hombre en lo que hace a lo biológico, ya que la misma es quien da a luz y tiene en su vientre a un bebé durante nueve meses, muchas sufren náuseas, vómitos, descomposturas y una vez que nace el bebé, deben decidir si los cuidan un tiempo o salen a trabajar. Esto al hombre, generalmente no les ocurre, ni les afecta en su trabajo.

Sumado a que desafortunadamente, no todas las mujeres tienen trabajos formales y se pueden “dar el lujo” de tomarse una licencia, como es el caso de Gisela que era monotributista y se desempeñaba en la redacción del diario “El Cívico” de su provincia.

Al respecto, comentó que hacía diez meses que trabajaba en el mismo, en abril iba a cumplir un año y le renovarían el  contrato, pero el viernes 15 comentó al área de Recursos Humanos que estaba embarazada de ocho meses. “Al otro día, me vi desvinculada de la empresa, no estaba más en el grupo de El Cívico, me bloquearon de todos los números, me sacaron de los posteos de redes sociales, no me contestaban los teléfonos”, dijo la periodista.

Explicó que ella trabajaba desde su casa de manera on line y que no había comentado antes “por miedo a que la despidieran”, ya que para ella era muy necesario trabajar, puesto que además del bebé que viene en camino, tiene otra hija de la que es responsable. Contó que al momento de manifestar que estaba embarazada, desde el diario la empezaron a “ningunear”.

Por si fuera poco, hasta el día de la fecha, no le abonaron el mes de enero y los días que trabajé en el mes de febrero. Su trabajo era de lunes a viernes de 7 a 13 horas y  “los feriados se trabajaban y no les pagaban el doble”.

En un posteo que realizó en sus redes sociales, comentó su caso, el cual se hizo viral, y allí finalizó diciendo, “Este es el mundo que estamos y padecemos los trabajadores de prensa. ¿ Acaso estar embarazada es un riesgo”, expresó.

Lectores: 3788

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: