Información General
Ante la falta de respuestas

Crisis en Orán: renunció la gerente del hospital San Vicente de Paul

Gladys Laime decidió irse para no terminar peleada con todos sus colegas.

Según informó el portal de noticias El Expreso de Salta, en un nuevo día de corte de ruta en la ciudad de San Ramón de la Nuevo Orán, y ante la falta de repuestas del gobierno de la provincia, la gerente Gladys Laime decidió renunciar al cargo en el hospital San Vicente de Paul, profundizando la crisis en Salud Pública.

Laime es pediatra y había sido designada por el ministro Juan José Esteban, tras la grave crisis que se vivió en esa ciudad por la pandemia y por la deficiencia en la atención y la falta de insumos.

Con Laime asumió como subgerente, el odontólogo Víctor Dip. El cambio había oxigenado la situación interna del nosocomio en la esperanza de que cambiara la situación, sin embargo, en poco tiempo volvieron a aparecer los problemas, y desde la semana pasada el reclamo de los trabajadores de la Salud por falta de pago de sueldos, trabajo precario y falta de designaciones, llegó al acceso provocando cortes en el ingreso.

En la crisis, intervino la Municipalidad para acercar a las partes, pero al parecer el ministro Esteban se mostró inflexible en su postura. "Allí se firmó un acta acuerdo para que no ingrese más personal al hospital", respondió el ministro para desairar el reclamo de la titular de ATE-Orán, María Julia Pizzola, quien acompaña la protesta en el acceso a la ciudad norteña. También, Esteban había prometido para hoy una reunión con la doctora Pizzola cuyos resultados aún se desconocen.

Según fuentes del hospital, la doctora Laime ante la falta de médicos empezó a exigirles más trabajo a sus colegas, que lejos de responder positivamente a ese pedido, la enfrentaron, ahí habría detonado la crisis y el hospital volvió a ser el blanco de las quejas de los pacientes y sus familiares.

Sin médicos, sin personal conforme, y sin respaldo desde Salud Pública, Laime que venía disconforme con el ministro Esteban, decidió irse para no terminar peleada con todos sus colegas. Por ejemplo, el lunes una señora llegó con su papá a las 8 de la manaña y hasta las 22 no había logrado que lo atiendan. Un papá también internó a su nene quebrado, le dieron calmantes, pero el traumatólogo apareció recién al otro. A otra señora, directamente le dijeron que busque atención en una clínica privada porque "el hospital estaba sin profesionales".

"Mientras el hospital siga dependiendo del humor del gobernador y el ministro de Salud, sea quien sea, será siempre un desastre", opinó un profesional. "Este hospital está desbastado, hace falta mucha atención, no solo un cambio de nombres", agregó.

Lectores: 148

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: