Panorama Político Salteño
Panorama Político Salteño

Cientos de salteños perdieron su fuente laboral con la transición: "Pan para hoy, hambre para mañana"

Los primeros meses de nueva gestión son duros para los trabajadores, que viven la incertidumbre sobre su futuro laboral. (Dibujo: NOVA)

La política, el arte de lo posible, pero también se vincula con el dicho que dice que involucrarse en la misma es “pan para hoy y hambre para mañana” y es tal cual lo que le pasó a cientos de trabajadores de toda la provincia 

Para nombrar sólo algunos, en La Merced fueron alrededor de 42 trabajadores que no iban a ser recontratados pero tras las manifestaciones en el Municipio quedaron sólo 14 afuera; en Rosario de Lerma se despidieron 117 personas de planta permanente; en Embarcación 80; en Santa Victoria otros tantos; en San Lorenzo 54 empleados de planta permanente; en Salta capital se habló de 300 empleados que no serían recontratados, que hasta ahora no se sabe a ciencia cierta si se dará marcha atrás con la medida y los de la Cooperadora también serían más de 100 que esperan ser reubicados por provincia en algún sector. 

Haciendo un cálculo estimado, serían más de 500 familias en la provincia que quedaron sin su fuente laboral, sin contar los empleados de Agrupamiento Político que se van con el funcionario al cual se le vence el cargo. 

Cabe recordar las palabras del gobernador Gustavo Sáenz, el cual manifestó que entiende la situación de los municipios, pero el ajuste no puede estar en los trabajadores, siendo que muchos de los que llegaron a la intendencia en la misma fórmula que él, como Bettina Romero de capital, Javier Wayar de La Merced o Manuel Saravia de San Lorenzo, por mencionar sólo a algunos, no les tembló el pulso para dejar empleados sin trabajo. 

El despido encubierto fue la justificación del vencimiento de los contratos los cuales no son renovados, pero como sabemos esto tiene que ver con una precarización de no poner empleados en planta permanente, pero no sólo eso, sino que tanto en el Municipio de Rosario de Lerma como en San Lorenzo se animaron a despedir a empleados que habían sido puestos en planta en los últimos meses de la gestión saliente.

Muchos salteños tienen naturalizada esta cuestión de que con el cambio de gobierno ingresa gente nueva y hay despidos. Estos son algunos parámetros que nos llevan a entender por qué siguen habiendo altos índices de desempleo en la provincia o, sin ir más lejos, los niveles de pobreza en Salta.

Uno de los grandes motivos de ubicarnos en esos podías, indudablemente están vinculados a la poca estabilidad laboral que hay la provincia, en donde estas personas que trabajan en el Estado, tanto provincial como municipal, penden de un hilo con el cambio de gobierno si es que no lograron que se los ponga en planta, aunque quedó demostrado que ni siquiera eso es garantía. 

Esto se acabaría el día en que sólo tenga que renovarse cada cuatro años sólo el cargo de gobernador o intendente (dejando de lado diputados, senadores y concejales)  y los puestos sean concursados y ganados por mérito y no por amiguismo o puesto a dedo. Pero esto resulta utópico en una provincia en donde siempre gobiernan los mismos y acomodan a los hijos o parientes del poder. 

En definitiva, de todo lo malo, también se logró ver el gran protagonismo que tuvieron los medios de comunicación a la hora de visibilizar la situación de cada municipio, logrando así que muchos intendentes reconsideraran “los despidos” y no dejaran tanta gente en la calle.

 

Lectores: 2608

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: