Gremiales
¡Qué bue muchacho!

Borracho y violento: dirigente gremial de remiseros mostró una faca mientras lanzaba insultos

El comportamiento de Martín Cruz fue lamentable.

Martín Cruz es un remisero de Salta capital, que además ocupar el cargo de inspector de UCAIRRA (Unión de Conductores de Autos al Instante y Remises de la República Argentina) en la capital salteña. Armado de una faca carcelaria, amenazó por whatsapp: “Vengan putitos”

El video se filtró casi instantáneamente. Cruz armado con una faca (puñal carcelario rústico), invitaba por redes sociales a acompañarlo en su quimera de alcohol y cumbia al palo: “Chicas, aquí estoy en el fondo de Sarmiento, en mi casa… ¿quieren venir?”, invitó el dirigente en un atisbo de soledad embriagador. A continuación, dio mayores precisiones sobre su ubicación: “Aquí estoy, chupando en mi casa afuera ¿quién quiere venir? Al fondo del (barrio) Progreso, en la Sarmiento, ahí tengo mi casa, al fondo”, balbuceó.

Cruz es conocido en el ambiente político por ser un brazo de choque, de la pesada del sindicato de remiseros y trabajadores del volante: “Es un buen muchacho… pero bueno, de los violentos, los que van al frente”, aseguró una fuente a NOVA. Son conocidas las participaciones del grupo en actos políticos de fuerza, en donde los pesados copan el centro de la escena y arengan a la multitud. Cuando hay un choque de candidatos, es la gente que marca la cancha, mostrando presencia, los que van a los bifes.

Lo inimaginable es que el gremialista está junto a su herramienta de trabajo y, además del alto porcentaje de alcohol etílico en sangre, invitando a su casa a beber y desafiando con un elemento punzante a toda persona que vea las imágenes: “¿Algún putito que me quiera acompañar a chupar en mi barrio?”, preguntó Cruz, en lamentable estado y olvidándose de cualquier formalidad y respeto sobre la elección sexual de las personas, despectivo.

Con el correr del tiempo, Cruz perdió la paciencia y retrucó: “Manga de putos ¡Vengan!”, dijo, mostrando ahora sí el elemento punzante, y agregó: “Quien quiere tomar, vengan, manga de maricas… y pago todo ¿eh?”.

Lo preocupante del caso es que el gremialista, además de ejercer un cargo de inspector en un gremio de peso (UCAIRRA), presenta un arma punzante y amenaza abierta y públicamente, en plena vereda. Y esto, más allá de los problemas con el alcohol que, definitivamente, padece.

Por último, y no menor, el riesgo de que el personaje trabaje en ese estado etílico, poniendo en riesgo las vidas de transeúntes, como también de pasajeros, y además, tenga el valor de hacerlo público en sus redes sociales. Llama la atención esto. No solo por la dirigencia de UCAIRRA, que le dio el lugar que ocupa dentro del gremio, sino también de la AMT, que le extendió la licencia para conducir un remisse.

La conclusión es que el control que se ejerce desde la Autoridad Metropolitana de Transporte, a cargo de Marcelo Ferraris, deja mucho que desear. Puesto que este material circuló por todo tipo de redes sociales, y grupos de whatsapp relacionados a gremio, por lo que sería ciertamente grave que las autoridades de la AMT conozcan este material y aun no hayan tomado cartas en el asunto.

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: