Legislativas
Diputados

Amat se burló del pueblo salteño y organizó una paella para los legisladores provinciales

El presidente de la Cámara baja, Esteban Amat.

En plena pandemia, cuando el COE local aún debate sobre la posibilidad de que el pueblo pueda reunirse para festejar las fiestas de fin de año, sumado a la grave crisis económica que vive Salta, en donde, sin ir más lejos, hace dos días se conoció una nueva muerte por desnutrición en la ciudad de Tartagal, los diputados provinciales pudieron reunirse y disfrutar de un costoso plato principal. El presidente de la Cámara baja, Esteban Amat, les cocinó una paella.

La clase política fue el único sector que no sufrió pérdidas económicas durante este dramático año. A pesar de sus abultados sueldos, que promedian los 260 mil pesos, los escaños no vieron sus arcas afectadas en ningún momento, a salvedad del descuento realizado por el gobierno provincial durante el mes de octubre.

Por otro lado, desde que la pandemia inició, los diputados sesionaron de modo remoto, y cuando se les exigió sesionar en modo presencial, la respuesta fue un rotundo no, sostenido por el riesgo que implican las condiciones actuales de coronavirus. Eso nos les impidió reunirse a cenar un ostentoso menú, en la cara del pueblo. Pareciera una burla.

Amat, muy criticado por la oposición respecto de su desempeño al frente de la Cámara de Diputados, ha ejercido un verdadero rol de escribano. Durante el año, los proyectos tratados solo beneficiaron al ejecutivo provincial, de hecho, hasta se retrasó durante meses el proyecto de destitución de un intendente muy complicado en un caso de corrupción con ribetes nacionales.

Así despiden el año los legisladores salteños, a cara de perro y pura paella. Nunca se vio a la política más alejada del pueblo. Son momentos históricos.

Lectores: 242

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: