Política
Crisis

Acusan a un intendente salteño de estafador y querer quedarse con un terreno

Una joven denunció que, al querer regularizar unas tierras pertenecientes a su padre, fue el jefe comunal, Lucas David Arapa, quien se ofreció a ayudarla.

Una joven denunció que, al querer regularizar unas tierras pertenecientes a su padre, fue el jefe comunal quien se ofreció a ayudarla. Ella le entregó toda la documentación y ahora éste no le responde los llamados y se niega a atenderla.

Lucas David Arapa es el “compañero” que llegó al poder en una zona inhóspita de Salta con el partido Libres del Sur. Sí, ese mismo que se jacta de luchar por la igualdad de clase y la justicia social en cuanta marcha y ollas populares lancen a nivel nacional con tal de no enseñar a sus seguidores, siquiera, algún oficio decente para que salgan adelante en la vida.

Hace varias semanas, varias familias de Payogasta manifestaron su preocupación ante una “jugarreta” del jefe comunal para quedarse con terrenos y viviendas que serían entregadas a sus amigos; actualmente se conoció un nuevo caso.

Según denunció una joven a un medio local, en agosto del año pasado se dirigió a la Municipalidad de Payogasta, perteneciente al departamento Cachi, a intentar regularizar la situación impositiva en la que se encontraba un terreno perteneciente a su padre.

La intención, era pagar los impuestos adeudados para que un agrimensor pudiera realizar la división de las cédulas parcelarias y, así, posteriormente pueda continuar con los trámites de regularización en la Dirección de Inmuebles perteneciente a la provincia.

Fue allí donde este personaje nefasto, Arapa, aparece en escena y cual lobo con piel de cordero, ofrece ayudarla a esta joven y se pone a su entera disposición. Dicen que cuando la limosna es grande, hasta el santo desconfía; pero en esta ocasión no fue tan así.

La denunciante, aportó sin problemas 2000 pesos para “empezar a regularizar su situación” ya que el jefe comunal le expresó que podría financiar el resto. Tras ello, el funcionario le solicitó la entrega de distintos papeles que, según él, serían llevados ante un escribano.

En su descargo la joven mencionó que el inmueble, se encuentra registrado bajo cédula parcelaria número 90, aunque aparece en Payogasta como “terreno privado”. Esto habría sido el desencadenante de que la familia no pudiera abonar los impuestos con anterioridad.

Según relató, le entregó a Arapa copias de su documento y el de sus padres, copia de un poder, de la escritura y de la cédula parcelaria. El alcalde le habría manifestado que todo estaría solucionado en no más de una semana.

Pero no todo lo que brilla es oro. Transcurrido un buen tiempo desde que había entregado los papeles al intendente, y ante la falta de contacto de éste hacia con la familia, fue ella quien decidió llamar a Arapa en reiteradas ocasiones, veces en la que él jamás atendió.

Lo peor del caso, es que al llamar a la Municipalidad de Payogasta e identificarse, los secretarios del jefe comunal suelen esquivar y decirle que no está o está en reuniones.

Finalmente, la denunciante habría podido contactarse con el intendente, pero la respuesta de este solo fue mencionar que los papeles siguen en una escribanía. Mientras tanto, la familia damnificada no puede pagar los impuestos ni iniciar los trámites con el agrimensor.

Esto obviamente, aunque tarde, preocupó a los perjudicados ya que temen que el intendente esté realizando alguna maniobra para apropiarse indebidamente de las tierras, como ya intentó hacer en ocasiones anteriores con terrenos que habían sido entregados por su antecesora y que intentó reasignar a su grupo amigo.

Lectores: 218

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: